CAMBIOS DE VIDA
CAMBIOS DE VIDA

En la vida, pasamos por muchos cambios y situaciones diferentes. Ya sean cambios personales, emocionales, de salud, familiares o laborales. Como dicen algunos “la vida es una caja de sorpresas” y aunque algunos quisiéramos que siempre esté todo en equilibrio y lleno de bienestar, sabemos que esto no es posible.

Por eso, una manera de vivir felices es aceptar que esto es así, y encontrar los recursos y la emocionalidad y las herramientas para poder ver el “vaso medio lleno en lugar de medio vacío”.

Las herramientas de Coaching Ontológico (o sea del Ser), de Coaching de Prosperidad y de Programación Neuro Lingüística nos ayudan a ver la vida, sus acontecimientos y nuestras emociones con otra mirada, la cual nos permitirá seguir disfrutando de lo que la vida SÍ nos da.

Cambios a nivel Familiar:

En la vida, nacemos, crecemos, vivimos muchas cosas, y algunos de nosotros formamos una familia.

Esta familia y nosotros, constituimos una unidad, que también va cambiando con el tiempo. Algunos tienen hijos, otros no (por elección personal o no), algunos padres se separan otros conviven toda una vida juntos.

Las familias donde los padres se separan, a veces se vuelven a juntar con otras parejas que también tienen hijos o no, lo que afecta o no a los hijos de estas parejas.

Dentro de todos estos cambios estamos nosotros, los seres humanos, con nuestras propias necesidades.

No somos nuestros roles, somos más que eso, y a veces recordarnos esto y volver a centrarnos en nuestras propias necesidades, nos ayuda a poner orden y equilibrio en nuestras vidas.

El cambio de edad de nuestros hijos, también implica un cambio emocional en nosotros. Pasamos de la
situación donde nuestros hijos dependen de nosotros, los tenemos que educar, poner límites a la situación donde nuestros adolescentes, necesitan de un guía, de un ejemplo, de negociaciones y no imposiciones. Los adolescentes en su etapa evolutiva, tienen y generan confusión y ruptura, buscan independencia pero todavía son dependientes. Su evolución nos afecta, necesitamos revisar nuestros comportamientos, ya que adolecer es sufrir, y al igual que ellos sufren durante estos cambios, nosotros los padres también, nos cuestionamos sobre lo bueno o lo malo que hemos sido educándolos, sobre nuestra nueva posición y rol con respecto a ellos.

Este tsunami de emociones nos afecta y nos obliga a reposicionarnos en nuestras vidas, con respecto a ellos y a nosotros mismos.

Nos podemos volver especialistas en familias, pero esto no nos da las pautas sobre lo que debemos hacer, lo aún que SÍ podemos hacer, es revisar como estamos nosotros, qué expectativas tenemos para con nosotros mismos y para con nuestras vidas. En otras palabras, cómo queremos vivir nuestras vidas.

Aprendiendo a conocernos a nosotros mismos y a nuestras necesidades, lograremos resetear nuestras metas y objetivos con respecto a lo que deseamos, para nosotros y para nuestros seres queridos. El Cambio que queremos empieza por nuestro propio cambio personal, y este solo es posible si nos tomamos el tiempo de
auto conocernos, de ver en nuestro interior nuestras necesidades vitales.

Cambios a nivel Laboral:

Los cambios a nivel laboral, ya sea cambios de jefes, burnout, cambio de empresas, provoca incertidumbre, angustia, cambio en nuestra autoestima, o como minimo preocupación y necesidad de interrogarse qué es lo que deseamos en nuestras vidas a nivel laboral a partir de este cambio de situación en mi vida.

Estos cambios laborales nos generan estrés, a nivel intelectual y físico, lo cual también influye en nuestro alrededor. Nos dicen que crisis significa oportunidad para crecer y desarrollarnos y si bien es cierto, cuando la estamos viviendo, en lo único en lo que podemos pensar es en los peligros o sufrimiento que nos causa.

Cuando no sabemos lo que va a pasar, como en estos momentos, se genera una intranquilidad que es
sumamente contagiosa. Cualquier tipo de incertidumbre, ya sea económica, política o social, está asociada a lo desconocido y esto nos provoca inseguridad, estrés, ansiedad e incluso temor.

No todos reaccionamos igual ante los cambios y la incertidumbre. Nuestra manera de reaccionar está
relacionada con: Nuestra forma de pensar y las experiencias previas y los resultados obtenidos.

Sentimos incertidumbre, en aquellas situaciones ante las cuales no tenemos una respuesta y nos sentimos incapaces de elegir la mejor conducta a seguir. Esta incapacidad se debe, generalmente, a que no podemos predecir los resultados, debido a que no tenemos el control sobre lo que está sucediendo.

Así aunque no podamos ver lo que va a pasar, si podemos decidir de tomar una actituda positiva que nos permita encontrar soluciones a cada una de las cosas que nos pasan, de manera coherente a nuestros valores y pensamientos.

En esto te puedo ayudar, por medio de charlas personales de Coaching, ayudándote a darte
cuenta que esto que te pasa tiene una razón de ser, y esta es la de crecer, de descubrir tus potenciales en una nueva situación.

Cambios a nivel Emocional:

El ser humano atraviesa por numerosos cambios emocionales en la vida. Desde la infancia, pasando por la niñez, la adolescencia donde prevalecen las emociones negativas.

En la Adultez, aumentan las responsabilidades y papeles exigentes, y por esto puede ser considerada como una etapa estresante.

La crisis de la mediana edad, es considerada como crisis de la identidad o segunda adolescencia. Por lo general se da a la edad de 40 años.

El adulto realiza una evaluación de los sueños de la adolescencia y se da cuenta que no logró todo lo que se propuso, lo cual ocasiona que se genere un conflicto interno, lo cual puede resultar en una oportunidad para lograrlo o también puede ocasionar una reacción de pérdida de propósito en la vida (que ya nada vale la pena), depresión en la persona. Esta es una experiencia emocional negativa provocada por la sensación
de estar “entrampado” entre lo aspirado, lo logrado y lo realmente posible de alcanzar en ese momento.

La etapa de la generatividad y del estancamiento, cuando a la edad de los 60, queremos todavía impactar a generaciones más jóvenes y guiarlas generando comportamiento idóneos.

Después el individuo puede sentir que la vida es monótona y vacia. Las mujeres muestran mas asertividad en este periodo.

Al final viene la adultez tardía o ultima etapa del desarrollo humano, la cual conlleva integridad frente a desesperación.

Todas estas etapas emocionales del ser humano, se pueden trabajar y mejorar con la ayuda de las teorías de la INTELIGENCIA EMOCIONAL, la cual nos enseña a generar nuevos hábitos, una nueva sabiduría que incluya la aceptación de la vejez y de una vida bien vivida. Agradecimiento. Por medio del Coaching de Prosperidad, te podemos ayudar a encontrar tu equilibrio en cualquiera de estas etapas de tu vida.

Cambios a nivel Personal:

Todo tipos de cambios a nivel personal, influyen sobre tu estado de ánimo interno emocional.

El estudio del desarrollo humano pasa por el análisis de los contextos en los cuales el individuo esta inmerso y de la influencia que estos tienen en su persona.

Aquí podemos trabajar muy bien con sesiones de Coaching individuales y técnicas de PNL, para lograr descubrir qué creencias nos están bloqueando y como generar nuevas. Desafiamos los viejos paradigmas y nos cuestionamos como lograr una nueva definición de logro de objetivos.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Translate »